EmotivaCPC

Y vivieron felices | EmotivaCPC

“Érase una vez Caperucita roja que decidió comerse todo el contenido de la cesta y pasar el día en el bosque con su novio. Y fue feliz para siempre”.

La niña miró a la abuela con estupefacción.

-Pero, abuela, ¡ese cuento no es así! ¡Cuéntame otro!, pero esta vez no te lo inventes, por favor.

La abuela suspiró, acarició la cabeza de su nieta y comenzó una nueva narración.

“Érase una vez una bella princesa durmiente que, cuando la despertaron para contarla que llegaba su príncipe azul, decidió seguir durmiendo”.

De nuevo, la niña, con cierta preocupación infantil, recriminó a su abuela la narración.

-Abuela, ¡qué te pasa hoy! ¡No me gustan esos cuentos! ¡Cuéntame otro, por favor!

Otra vez volvió la abuela a coger aire, a acariciar la cabeza de la sorprendida niña, y a iniciar una nueva historia.

“Érase una vez una princesa que, cuando le ofrecieron probar una manzana envenenada, prefirió envenenarse con un buen atracón de comida rápida y helado de chocolate”.

Esta vez la niña no aguantó más.

-¡Pero qué te pasa, abuela! ¿Es que te ha dado por cambiar todos los cuentos? Yo quiero uno como los que me has contado hasta ahora.

La abuela miró a su nieta con infinita dulzura y comenzó una nueva narración:

“Érase una vez una niña que dejó de creer en las historias de hadas al sentirse libre para hacer, de su vida, un auténtico cuento extraordinario”.

 

Esteban García Valdivia (Emotiva CPC)
www.estebangarciavaldivia.com
www.facebook.com/egvaldivia
@egarciavaldivia

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This