EmotivaCPC

Premios, Refuerzos y Castigos (Parte II) | EmotivaCPC

¡Buenos días! Hoy en nuestro blog queremos continuar hablando sobre “Premios, Refuerzos y Castigos” y nos gustaría compartir con vosotros algunas herramientas que os pueden servir de ayuda a la hora de utilizar el premio o el castigo con vuestros hijos.

Herramientas que nos pueden ayudar cuando decidimos poner un castigo:

Como ya comenté en el blog anterior lo que buscamos con el castigo es eliminar y cortar una conducta inadecuada que no se puede pasar por alto.

Los castigos tienen efecto si lo utilizamos de una manera correcta:

  • No podemos utilizar el castigo como forma habitual y sistemática para modificar las conductas de los niños. Debe ser siempre el último recurso ya que si lo utilizamos constantemente los niños no verán la importancia que tiene.

¿Cómo hacer para que el castigo funcione y sea efectivo?

  • Se tiene que utilizar de forma puntual.
  • El niño tiene que saber por qué está siendo castigado.
  • Debe ser inmediato, es decir, el niño debe ver el acto – consecuencia de forma automática.
  • El castigo debe ponerse independiente de nuestro estado de ánimo.
  • Importante: cuando castigamos a nuestros hijos tenemos que ofrecerle una alternativa para que tenga herramientas y sepa reaccionar de otra manera si vuelve a suceder (¿qué esperamos de él?, ¿cómo puede hacerlo de otra manera?).
  • Castigamos la conducta pero jamás a nuestros hijos. El castigo no es para dañar su autoestima, sino para corregir una conducta.

 

Herramientas que nos pueden ayudar cuando premiamos a nuestros hijos:

  • Cuando los niños disfrutan y encuentran satisfacción en hacer algo tienden a volver a realizar esa misma conducta. Por eso, si premiamos las conductas de nuestros hijos con algo que les gusta lo más probable es que se porten así con más frecuencia.
  • A todos nos gustan las recompensas materiales como las chucherías, juguetes, dinero cuando ya son más mayores…Pero lo que buscamos es sentirnos a gusto con nosotros mismos y eso sólo se consigue a través de las recompensas sociales como la atención, los besos, los abrazos…

 

Aquí os dejamos algunos ejemplos de premios sociales:

  1. Expresiones del tipo: “¡Qué bien!”, “¡Qué orgulloso estoy de ti”, “¡Enhorabuena!”.
  2. Un beso, un abrazo, una sonrisa, una caricia…
  3. Prométele que jugarás con él/ella a su juego favorito: leer un cuento juntos, jugar al fútbol, hacer construcciones juntos….

No hay dos niños iguales: esta idea es muy importante ya que lo que para uno puede ser muy interesante y divertido para otro niño no lo es. Así que vais a tener que profundizar más en los gustos de vuestros hijos, para ellos tendremos que adaptar los premios a la manera de ser de cada niño.

Igual que pasaba con el castigo, tenemos que premiar  inmediatamente después del comportamiento que queremos que realice.

Podemos distinguir dos maneras de premiar: 

  1. Todas las veces: cuando queremos conseguir que un comportamiento se repita tendremos que reforzarlos constantemente para que el niño vea la relación.
  2. Algunas veces: cuando el comportamiento está instaurado en el niño sólo premiaremos de vez en cuando.

 

Como ya sabéis podéis solicitar más información en info@emotivacpc.es o podéis llamar al 910 164 459 y concertar una entrevista con nosotros.

 

 

 

Diana Córdoba Requena

Equipo Emotiva CPC

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This