Mindfulness en familia | EmotivaCPC

Hoy en nuestra sección para padres, queremos compartir con vosotros un nuevo término que desde hace un tiempo está sonando en boca de muchas personas: el mindfulness.

El mindfulness es una técnica que está ganando terrero en el manejo de las situaciones de la vida cotidiana. A grandes rasgos, se refiere a ser plenamente conscientes de lo que ocurre en un momento concreto, sin filtros ni prejuicios, en el aquí y ahora. Un ejemplo sobre esta técnica, sería estar realizando una actividad, como puede ser “darse una ducha” y estar centrado y atento en las sensaciones que ésta, está provocando en nosotros, evitando pensamientos que tengan que ver con lo que ha pasado por la mañana, lo que va a pasar por la tarde, o cualquier otro pensamiento que no esté relacionado con el aquí y el ahora.

Hemos querido recoger un poco de información para haceros llegar diferentes formas, mediante las cuales, podréis empezar a entrenar esta técnica en casa, en familia. Son técnicas sencillas de mindfulness que ayudan a desarrollar la habilidad de atención o conciencia plena. Cada edad lleva diferentes adaptaciones y posibilidades de trabajo, por lo que al realizarse en familia, es aconsejable ser flexibles a la hora de llevarlas a cabo. Asimismo, es recomendable que al terminarlas, se emplee un tiempo en compartir en familia lo que cada uno ha sentido realizándolas.

Aquí os dejamos 4 actividades que podéis empezar a practicar en familia:

– Relajación conjunta: Se puede reservar un momento del día o de la semana para dedicar, todos juntos, un tiempo en hacer una relajación en familia, ya sea con música relajante de fondo, o bien una relajación guiada.

– Saborear alimentos: Se puede elegir un momento del día para poder “comer con atención plena”, algunos de los alimentos o comidas (el postre, la merienda…) La actividad consistirá en prestar atención plena al “acto de comer”, oliendo el alimento, saboreándolo, tomando conciencia de los distintos sabores, texturas, sensaciones….

– Momentos de silencio: estamos muy acostumbrados a vivir con ruido, por lo que, puede ser interesante dedicar un espacio a estar en silencio en familia. Puede hacerse con los ojos cerrados o abiertos, la única norma es que no podemos hablar.

– Escáner corporal: centrar la atención en el cuerpo, como si se hiciera un escáner del mismo, prestando atención progresivamente a las diversas partes del cuerpo y a las sensaciones que percibimos. Podemos empezar por los pies y terminar por la cabeza.

Es recomendable que tengamos en cuenta en cada una de estas actividades, que si durante su realización, nuestra atención se desvía a algún pensamiento u otro momento, nos acostumbremos a redirigirla al momento presente que se está viviendo. Así, ayudaremos a nuestros hijos, entre otras, a aprender a redirigir su atención a una actividad concreta, fomentando así, el desarrollo de su capacidad de atención y concentración.

Con este breve artículo hemos querido acercaros al término de mindfulness, esperando que podáis ir dándole sentido en vuestro día a día como padres. No obstante, si queréis profundizar más sobre esta herramienta, así como su utilización en el ámbito educativo, estamos a vuestra disposición.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This