EmotivaCPC

La vuelta al cole | EmotivaCPC

Los comienzos siempre suelen ser complicados y adaptarnos  a los cambios es difícil, más aún cuando incluyen muchos elementos novedosos que afectan a varios de los pilares que nos aportan seguridad y confianza.

La vuelta al cole después de las vacaciones de verano, es un momento de estrés que afecta tanto a los niños, como a sus padres. Supone cambio de hábitos y rutinas que, normalmente, en vacaciones se han visto alterados, ajustándose más a nuestras necesidades e intereses y no tanto a las obligaciones, que sí implican ir al colegio o volver al trabajo.

Para que se afronte mejor este cambio en familia, os dejamos algunas ideas para poder asimilar más fácilmente y con menos estrés esa vuelta al cole que tanto nos cuesta.

  • Expresar a los niños el estado de ánimo que nos genera la nueva situación y la dificultad que, como adultos, encontramos en estos momentos de estrés. De manera que ellos se puedan sentir identificados y motivados para compartir cómo se sienten ellos, así como comprender la tensión, nerviosismo o cansancio que pueden observar en nosotros.
  • Ser constantes con el establecimiento de las nuevas rutinas horarias para ayudarles a centrarse, sobre todo con los horarios de descanso por la noche, aunque dentro de un marco de flexibilidad que supondría ir acostándoles cada vez un poquito más temprano, adelantando cena, ducha… aunque con comprensión, porque acostarse antes, no significa dormirse antes… el hábito se instaura paulatinamente.
  • En cuanto a los deberes, por ejemplo, es lógico que ahora les cueste más hasta que retomen la práctica y recuperen los contenidos del curso anterior, por lo que es posible que necesiten un poquito más de ayuda y tiempo.
  • Fomentar en el tiempo libre de tardes y fines de semana, la realización de actividades al aire libre y que impliquen ejercicio físico, ya que es una manera de desestresarse y liberar energías que generan tensiones, así como se favorece el buen estado de ánimo y el humor.
  • Buscar un tiempo al final de la jornada, para charlar en familia de las anécdotas del día, donde los padres participen activamente y contar aquellas situaciones que más les han gustado de su día, pero también si han tenido algún conflicto, para servir de modelo motivador para conseguir que compartan experiencias, cómo se sienten y buscar juntos soluciones a las dificultades del día a día.
  • Para aquellos niños que han cambiado de centro, sería beneficioso, intentar encontrar un espacio de encuentro y comunicación con sus antiguos compañeros, para que puedan compartir su nueva situación y contarles las nuevas vivencias.

 

Al final, se trata de afrontar los cambios en un clima de seguridad y confianza, acompañarse como familia y apoyarse en las dificultades que se generan (miedos, estrés, angustias…) desde la comprensión, la empatía y una buena relación de comunicación.

 

Equipo Educativo Emotiva

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This