La necesidad del cambio (una sesión de coaching) | EmotivaCPC

-Volvemos al tema de siempre, usted me hace preguntas que me cuesta responder ahora mismo.
-¿Qué pregunta le he hecho que le parece tan difícil?
-Esta misma que me ha formulado hace un momento: ¿qué tengo que hacer para motivar a mis alumnos?
-Pero para eso estamos aquí, para encontrar respuestas difíciles.
-Ya veo que usted siempre tiene de esas. Usted tiene tanto preguntas como respuestas complejas.
-¿Y solo tienen eso en común, su complejidad?
-Ciertamente hay algo más. Todas son retadoras.
-Explíquese, por favor.
-Tanto sus preguntas como las respuestas que da a las mías, retan a mis creencias y a mis pensamientos, hacen que me cuestione mis propios valores…
-Todo eso puede resumirse en una expresión: promueven al cambio.
-Y no le falta razón, para eso vine aquí, para que me ayudaran a cambiar, en este caso, la manera en la que imparto mis clases.
-Le recuerdo que no hay mayor ayuda que la que puede usted prestarse a sí mismo.
-Y que su función no es la de mostrarme la fórmula secreta que me facilite el cambio.
-Porque no hay mejor fórmula que la que usted cree en su propio laboratorio. Yo solo trato de que usted mezcle los ingredientes.
-¿Y si provoco una explosión al mezclar en el vaso de precipitados dos compuestos que no se pueden mezclar?
-No pasa nada. La explosión no será mortal.
-¿Y si lo fuera?
-Ahí sí que entraría yo, para advertirle. De todos modos, no creo que una clase de literatura aburrida vaya a matar a nadie.
-Hay quien muere de aburrimiento.
-Y quien vive para salvar vidas. Y usted quiere salvar, literariamente hablando, la vida de sus alumnos.
-Cierto. ¡Bendita metáfora!
-Pues entonces no tenga miedo de no conseguir su propósito. Sus miedos son sus limitaciones. Permítame que le diga algo: no existe el fracaso, solo el aprendizaje.
-Es una sentencia muy buena.
-Y muy cierta. Si la mezcla falla, pruebe a realizar el experimento con otros compuestos. ¡O incluso con los mismos! Basta con variar los pasos. Cambie, cree caminos distintos, abra su mente… Sea proactivo.
-¿Proactivo?
-Promueva en sí mismo ese cambio del que hablábamos, pero nunca se detenga más que para coger carrerilla.
-Me está dando usted una buena lección.
-De nada sirve la teoría si no somos capaces de llevarla a la práctica, así que, ¿le parece que siga con mis preguntas?
-¿Promoviendo el cambio?
-Recordándole, con cada palabra, la necesidad de ser proactivos.
-Adelante, entonces. ¡A por el cambio!

Esteban García Valdivia (Emotiva CPC)
www.estebangarciavaldivia.com
www.facebook.com/egvaldivia
@egarciavaldivia

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This