EmotivaCPC

La Maleta | EmotivaCPC

La maleta está vacía. Es una maleta pequeña, algo gastada por el tiempo, de estilo antiguo y sobrio. La mujer está sudando, dobla la ropa con aparente desinterés. “Es lo de siempre”, dice, “siempre pensando en qué hacer para mejorar la relación. Tú no lo entiendes porque aún no te has comprometido”.

La persona que la escucha, la que no se compromete, es su hermana. Ahí está, observando desde el sofá a su hermana mayor: “Supongo que no”, contesta sin demasiada pasión. “De todos modos, os vais de viaje de aniversario, ¿qué podría salir mal?”.

Su pregunta logra que la hermana mayor deje, por un momento, de guardar la ropa en la maleta. “¿Que qué podría salir mal?”, repite con incredulidad, “¡todo!, cualquier cosa puede echar a perder nuestro viaje. Tú no conoces bien a mi marido…”

Sí, sí que lo conoce. En realidad fue ella la que se lo presentó, hace años, solo que la hermana mayor (¡pobrecita!) ya no lo recuerda. Bastante tiene ella con seguir haciendo la maleta, ahora con gestos mucho más enérgicos y decididos. “¡Maldita maleta!”, grita con algo de histeria. “Siempre pasa lo mismo…Mira que he propuesto cientos de veces el comprar una más grande, porque nunca nos entran las cosas…¡Y lo único que recibo por respuesta es un “…para lo que la utilizamos a lo largo del año, esta nos basta y nos sobra…” .

“A lo mejor cabrían si cada uno utilizara su propia maleta”. Es la hermana pequeña la que ha hablado. El silencio que las acompaña, después, es demoledor. “Quiero decir que la solución, en lugar de comprar una más grande, puede ser el comprar otra igual”. Vuelve a hablar la pequeña, atrevida hermana, que sin comprometerse ni comprender, interrumpe a su hermana mayor e, incluso, hasta al silencio. “¡Qué barbaridad!”, dice, al fin, la más vieja que, no por ser más vieja ha de ser la más sabia, como ella mismo está poniendo en evidencia. “¡Qué barbaridad!”, vuelve a repetir, y esta vez su tono adquiere el histrionismo de lo que bien pudiera ser una parodia. “¡Dos maletas!”, continúa, “¡dos maletas, ni más ni menos…! Pero, ¿es que tú no sabes que una pareja lo comparte todo?”

“Así, lo único que compartís es el espacio”, replica la joven. “¡Cállate!”, escucha por respuesta. Es la mayor la que habla, o más bien una sombra de quien debería ser su hermana. “¿Tú qué sabrás de compartir?, ¿tú qué sabrás de la vida?”

La menor sí que sabe. No se merece que su hermana la dedique esas palabras. Ella sabe lo que es compartir, de hecho, es lo que está intentando hacer ahora: compartir su opinión. Lamentablemente, también sabe, gracias a su hermana, que no merece la pena intentar compartir con quien solo desea dar (en este caso su opinión), sin recibir otra a cambio.

Reina el silencio en la habitación. La mayor termina de hacer la maleta, apenas cierra, tal es la cantidad de objetos y ropas que guarda, que si tuviéramos que listarlos aquí, este breve relato se haría novela por arte de magia, o de letra, que tanto da la una como la otra. Al fin lo consigue: su cuerpo cae sobre la maleta hasta conseguir cerrarla, ya no la piensa abrir hasta llegar a su destino cuando, más que abrirse, exploten maleta, equipaje y reproches, que esos no ocupan espacio pero pesan.

Y hablando de reproches, ya tenemos otra vez a la hermana mayor preguntando a la pequeña: “¿Es que no vas a decir nada? ”Claro que sí. La hermana pequeña siempre tiene respuestas, gusten o no a sus mayores. Esta vez no habrá motivos de queja, su respuesta es neutral y alejada de toda polémica: “Que paséis buen viaje…” Luego, mira en silencio a su hermana mayor, que arrastra el peso de su maleta por el pasillo, en dirección a la puerta, a su celebración de aniversario, a su viaje feliz, con esposo, rutina y maleta a reventar, sin espacio para el equipaje más importante.

“En esa maleta no hay espacio para la libertad”, dice la pequeña, ya en soledad, mientras el silencio vuelve a demolerlo todo.

Esteban García Valdivia (Emotiva CPC)

www.estebangarciavaldivia.com

www.facebook.com/egvaldivia

@egarciavaldivia

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This