EmotivaCPC

La Prevención del Acoso Escolar | EmotivaCPC

Esta semana Cristina Albendea, la directora de Emotiva, participó en un programa de televisión para charlar sobre el acoso escolar,  debido a los últimos casos de bullying conocidos en los medios de comunicación.

El debate surgía a raíz de las preguntas acerca de cómo intervenir en este tipo de casos, pero el enfoque estaría más bien en cómo poder prevenir que estos sucesos ocurran.

Desde nuestra perspectiva, entendemos que existe un trabajo importante en el tema de prevención del acoso escolar tanto con niños, con las familias como en el entorno escolar y los profesores. Nuestra idea de prevención, parte de un estilo de educación en positivo dónde se interviene en este triángulo (niños-padres-profesores) para conseguir resultados más óptimos, estables y que se conserven en el tiempo.

Cuando aparecen en los chavales conductas de este estilo agresivo y acosador, tenemos que comprender que, uno de los factores que influyen de forma significativa en  este comportamiento, surge de una mala gestión emocional, además de otros aspectos contextuales en los que estos perfiles de desarrollan (familias desestructuradas, ser víctima de acoso y violencia anteriormente, inseguridad y baja autoestima, ausencia de normas y límites…).

Por ello, entendemos que una labor preventiva comienza por el trabajo en el desarrollo de habilidades socioemocionales e interpersonales, pero también por un trabajo de autoconocimiento y para la identificación, expresión y autorregulación de las emociones más desagradables, como son el enfado, la tristeza o el miedo que, en muchas ocasiones, nos llevan a reaccionar de una manera más negativa, con uno mismo y con el resto de personas que nos rodean.

En el momento en que se da un caso de acoso en un colegio, tendemos a centrarnos y dar atención únicamente a la víctima, pero es igual de importante el trabajo con el agresor y con el círculo que rodea a ambos. Es por esto que dedicar tiempo en el aula, desde edades tempranas, para el desarrollo de la Inteligencia Emocional, aprendiendo competencias que tengan que ver con la empatía, ser asertivo, la escucha, y la gestión del enfado, por ejemplo, pueden ayudar a que estos comportamientos se minimicen y, si se producen, que probablemente sean detectados de manera precoz.

Es importante que exista un espacio para la comunicación, un clima de confianza para que se puedan compartir y expresar con un adulto mediador, los problemas, angustias y frustraciones con las que niños y adolescentes se enfrentan en su día a día.

Tanto padres como profesores, son modelos de referencia valiosísimos para el aprendizaje acerca de las relaciones sociales y la expresión y regulación emocional. Es así como desde Emotiva, intervenimos para que estos adultos se trabajen esa parte personal y puedan ser referentes efectivos, ofrecer un modelaje adecuado en situaciones de resolución de conflictos, así como fomentar esa asertividad y empatía desde su propio ejemplo relacional.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This