EmotivaCPC

Formación Inteligencia Emocional - Escuela Infantil | EmotivaCPC

Esta semana hemos finalizado una formación en Inteligencia Emocional con el equipo de educadoras de la Escuela Infantil Bärbel Inhelder de Madrid. Esto pone de manifiesto la importancia de trabajar estos contenidos desde edades tempranas, adaptándonos al nivel de desarrollo de los niños, pero abriendo el espacio de la escuela para educar en habilidades socioemocionales desde la primera infancia.

Los educadores en general, como profesionales o como padres, son modelo de referencia para los niños. De los adultos aprenden cómo enfrentarse a los retos de la vida, a comunicarse, a gestionar y dar respuesta a los conflictos. En ellos se apoyan para construir una imagen positiva de sí mismos. En definitiva, son los referentes para aprender a desenvolverse en la vida y ser lo más exitosos y felices posibles.

Desde la escuela, hemos reflexionado acerca de las expectativas que nos marcamos respecto a la capacidad de afrontamiento y gestión de las dificultades del día a día de un niño. Si les damos herramientas o únicamente resolvemos por ellos, en lugar de dejar espacio a la autonomía e independencia dentro de un entorno seguro y afectivo, en el que el niño explore y experimente con el entorno y sus propias posibilidades de acción.

A nivel de expresión emocional, los niños de 0-3 años, se ven limitados por sus estrategias de comunicación… la conducta y su propio cuerpo es el canal que sustituye constantemente a la palabra que pondría el adulto. Como educadores se hace necesario aceptar esas vías comunicativas, observarlas y dejar espacio a ese medio. El llanto y las rabietas son necesarias para madurar y aprender a relacionarse con los demás y con uno mismo, es la manera que tienen para expresar la disconformidad con todo aquello que no responde a sus necesidades o intereses.

Una vez más, con el ejemplo de esta escuela, queremos compartir lo necesario que se hace trabajar la inteligencia emocional del adulto que educa. Mirarse, escucharse y corregirse, si el reflejo que se ofrece en el espejo no es el que quiere que se proyecte en los niños. A cualquier edad se puede aprender y desarrollar la inteligencia emocional, desde la primera infancia también.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This