EmotivaCPC

Con un papel y un bolígrafo

Con un papel y un bolígrafo se pueden hacer muchas cosas.

Se pueden escribir bellos poemas, emulando a los clásicos poetas del siglo de oro, o una hermosísima declaración de amor que haga emocionarse, incluso, a ese corazón frío que nunca sonríe. Todo lo que puede ocurrir en la vida, y todo lo que ocurre en nuestra imaginación, puede ser reflejado, para el resto de la eternidad, con solo un papel y un bolígrafo.

Dos herramientas simples que sirven para dibujar el contorno de cualquier objeto, de cualquier persona, de cualquier animal… La realidad entera, en definitiva, puede venir a vivir en ese espacio en blanco, si se acompaña de la tinta amiga de un simple bolígrafo.

Un papel en blanco puede mancharse con los restos de alguna comida, o con la mancha inadecuada de algún producto. Cogido con la mano, y puede que acompañado del empuje del bolígrafo, puede recoger lo que ya no sirve, apresarlo en su cárcel inmaculada de celulosa y acompañarlo a su final predestinado en el cubo de la basura. No es bonito pero nadie podrá discutirme que, al menos, es productivo.

Con la habilidad necesaria, un papel, ayudado por el bolígrafo a modo de regla, puede convertirse en caprichosas figuras en tres dimensiones que simulan realidades cotidianas: un barco, un pájaro, una flor… Nadie podrá negarle a estos dos instrumentos su plasticidad y la sencillez creativa que provocan.

También se puede arrugar, sin más. O ser crisol de mil notas que el cerebro no debería olvidar, o hasta convertirse en recipiente de garabatos, firmas y dibujos incomprensibles que acompañan otros actos más dignos de atención.

Con un papel y un bolígrafo se pueden hacer muchas cosas.

Sin embargo, yo no he encontrado ninguna más hermosa (y te animo a que lo pruebes) que la de escribir bien grande tu nombre, cuidando la tipografía, la forma y el tamaño de las letras, adornándolo con mil detalles que solo tú comprendes, visitando ese nombre, con tranquilidad, intentando explicar lo que, para ti, significa…

Y es que, con un papel y un bolígrafo también se puede conseguir el reflejo de uno mismo.

 

Esteban García Valdivia (Emotiva CPC)
www.estebangarciavaldivia.com
www.facebook.com/egvaldivia
@egarciavaldivia

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This