Buscar un colegio para mi hijo | EmotivaCPC

La educación de los hijos es una cuestión cuya responsabilidad reside en la familia, lo que el niño aprende y vivencia en casa, es el mayor referente y modelo que va a aprender para enfrentarse a la vida cotidiana.

La escuela atiende a la necesidad de aprendizaje en los niños de otra serie de competencias, es complementaria a la educación en el hogar: estudio y competencia curricular, relaciones con iguales, convivencia, autonomía e independencia, automotivación…

En estas fechas, muchas familias se enfrentan con la situación de tener que tomar una decisión respecto a qué colegio deben llevar a su hijo por primera vez, o si quieren cambiarlo de centro… Por ello queremos compartir con vosotros algunos criterios a tener en cuenta:

• Cercanía:
o El colegio es el núcleo socializador por excelencia, y los amigos que allí haga el niño, sería interesante que pudieran estar en su entorno cercano para poder continuar las relaciones fuera de las aulas.
o También, porque a medida que el niño va creciendo, será más sencillo poderle ofrecer la posibilidad de ir solo al colegio, lo que es beneficioso para su autonomía e independencia.

• Coherencia: entre el modelo educativo en casa y el proyecto del centro al que llevamos al niño, puesto que es importante coordinarse, apoyarse y llevar una misma línea pedagógica en ambos sitios.

• Que se pueda jugar: sobre todo en el caso de niños de Educación Infantil, la necesidad de juego es importantísima, por lo que la disposición del aula nos dará mucha información sobre la metodología: si existe espacio para jugar dentro de clase y con juguetes a su alcance, o por el contrario únicamente mesas y sillas.

• El equipo educativo: que cuente con un número suficiente de profesionales que cubran las necesidades de los niños, no sólo dentro del aula, sino también en los patios, comedores… así como un equipo psicopedagógico que pueda detectar dificultades y orientar tanto a los profesores como a las familias y hacer seguimiento del propio niño.

•Las instalaciones:
o Amplias, con posibilidad de juego variado y para practicar deportes (tanto en invierno como en verano) en tiempo de recreo.
o Que sean seguras y adaptadas a la edad, así como con amplia visibilidad para el cuidado de patios por parte del adulto.

En ocasiones, las circunstancias de la vida nos obligan a mover a los niños de colegio (mudanzas, separación de padres, dificultades de adaptación…) y podemos vivirlo como una oportunidad de apertura a nuevas experiencias, no como un trauma para él… lo importante será que el centro sepa adaptarse a las necesidades del niño y no tanto al contrario como solemos pensar.

El niño debe captar que el aprendizaje es un refuerzo positivo en sí mismo, independientemente del contexto. Este hecho, la automotivación, es intrínseca en ellos, por lo que nosotros como adultos sólo debemos ofrecerles un espacio adecuado a sus intereses.

“El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia.” (Doris Lessing).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra
Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This